PERFIL EXPEDICIONARIO

Pensad en todo lo que posiblemente necesitaréis en una escalada, digamos de treinta horas. Prescidíd de todo aquello que juzguéis que no os va a resultar necesario. Llevád el cincuenta por ciento del resto.

Harold Reaburn

lunes, 1 de junio de 2015

013.- Como perdemos calor y energía corporal

El cuerpo humano es como una estufa en constante combustión que irradia calor, con la peculiaridad de estar equipado con un termostato biológico que mantiene una temperatura media de 36° C al nivel de la piel y otros sensores que mantienen constante el nivel de humedad.
Los mecanismos de transferencia de energía térmica son de tres tipos:

· Conducción

· Convección

· Radiación

Perdidas de calor por Conducción:

Perdemos calor de esta forma cuando entramos en contacto con un objeto solido que está más frío que nosotros, en ese momento comienza un intercambio térmico con tendencia a conseguir un equilibrio de temperatura. Como consecuencia el cuerpo más caliente, es decir nosotros, se enfría y el otro eleva su temperatura, si se trata de un elemento con una masa elevada, como un glaciar por ejemplo la ecuación será letal, nos enfriaremos poco a poco en función de la tasa de transferencia de calor que permita nuestra ropa aislante.

Perdidas de calor por Convección:
 

La convección se caracteriza porque se produce por intermedio de un fluido (aire, agua) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas. Al estar sometidos a una corriente de aire o agua ocurre un fenómeno parecido al de conducción, aunque en este caso es un fluido más frío el que, al entrar en contacto con nuestra piel le quita calor buscado un equilibrio térmico que enfría rápidamente nuestro cuerpo. Por eso la importancia del viento en la sensación térmica; de hecho, el denominado "wind facfor", una escala que enfrenta la velocidad del viento y la temperatura ambiente, nos alerta que 0°C de termómetro sin viento se transforman en una sensación térmica de -20°C con un viento de 70 km/h.

Perdidas por Radiación:

Todos los cuerpos emiten y absorben radiación de su entorno. Si el cuerpo está más caliente que su entorno, se enfriará. Es bueno recordar que en nuestro caso “la transferencia de energía térmica por radiación sólo representa una parte minúscula de la energía total transferida al medio”.
La observamos cuando, por ejemplo, acercamos una mano a la cara y aun entes de tocar la piel se percibe cierto calor, siendo muy evidente cuando se trata de altas temperaturas como el caso de una hoguera a la cual es difícil acerarse aun sin entrar en contacto con las llamas.

. Evaporación

Perdidas de calor por Evaporación: La evaporación es el proceso físico por el cual una sustancia en estado líquido pasa al estado gaseoso, tras haber adquirido energía suficiente para vencer la tensión superficial. A diferencia de la ebullición, este proceso se produce a cualquier temperatura.
La evaporación es un fenómeno importante e indispensable en el ciclo de la vida cuando se trata del agua, que se transforma en nube y vuelve en forma de lluvia, nieve, niebla o rocío y en la regulación de la temperatura del cuerpo humano.
Cuando la humedad entra en contacto con nuestra piel, bien sea ambiental o por nuestra propia transpiración, el cuerpo pone en marcha una reacción exotérmica, es decir, con pérdida de calor, con el fin de eliminar la humedad excesiva que se encuentra sobre la piel, a través de la evaporación, esta forma de perder calor es muy costosa en términos energéticos y es por esa razón tan importante mantenerse seco cuando nos exponemos a bajas temperaturas.


012.- Como producimos calor corporal

El consumo de energía normal difiere del que corresponde a un ambiente frío. Cuando la temperatura ambiente es inferior a los 14° el costo energético del trabajo es mayor, alrededor de un 5%, si tenemos en cuenta el peso extra de las prendas, de la bici, los esquies y/o de la mochila, el consumo aumentará entre el 2% y el 8% más, y si además añadimos el enfriamiento corporal que conlleva la exposición al frío, resultará que debemos aumentar la ingesta calórica. Este aumento debe ir relacionado con las cantidades normales recomendadas:
 55% hidratos de carbono - 30%  lípidos  y 15% proteínas.
La alimentación del deportita debe ser rica en calorías, variada en lo posible, agradable al gusto, fácil de digerir, transportable, poco frágil, poco voluminosa, liviana y mejor con menos envases.
Si no ingerimos comida es imposible mantener la temperatura corporal por largos periodos de tiempo expuestos a los elementos de la naturaleza y más aun que estamos haciendo ejercicio.